Destacados Historias de Mi Gente 

Doña Juanita Romero y sus recuerdos en Basail

¡Comparte esta noticia!
 
Juana Romero también llamada tía Juanita por muchos compoblanos nos recibió en su domicilio para contarnos un poquito de su historia y vida en Basail.

Las personas transitan caminos distintos durante la vida. Doña Juanita nos recibe con un rostro de paz y tranquilidad. Y empezamos por el principio de todo…  y nos cuenta que nació  el 12 de julio de 1926, que tiene unos hermosos 91 años, y que comenzó a trabajar a los 20 años limpiando los pisos, nos decía, junto con el Dr. Juan F. Gil, y el enfermero Juan Obregón (primer enfermero de la Sala).


Por ese entonces fue una de las primeras enfermeras del Puesto Sanitario “A” Basail, inaugurado en 1948. Recuerda que había pocas casas en Basail, en ese entonces colonia. Sus abuelos se dedicaban a la agricultura y su padre fue el primer peluquero de nuestra localidad. Después de 4 años el Dr. Gil la envía a capacitarse como Auxiliar de Enfermería al Hospital Perrando, y viajaba en el colectivo NORTE BIS, en aquel tiempo por camino de tierra aún; también recibía capacitaciones en la Escuela N 21 «Gabriel Carrasco».

Doña Juanita acompañada por su hermana

Durante su profesión (que la recuerda con mucha nostalgia), recorría las zonas aledañas a caballo, zulqui, carreta, tractores, etc.  Cumpliendo las indicaciones del Dr, no tenía hora, bajo el sol o lluvia ella salía hacer su trabajo.  También recuerda que venía en tren desde Villa Guillermina un empleado de La Forestal, un enfermero llamado  Juan Dortiñack, quien visitaba los obrajes junto con otro enfermero de La Forestal que residía en la localidad, Luis Fassio.

Nos comenta que junta a ella trabajaban Cesar Echenone, administrador del entonces llamado Puesto Sanitario “A” Basail, Nilda Núñez compañera de limpieza y Buenaventura Vega quien también fue enfermero. La Salita se habría entonces a las 07 hs y funcionaba todo el día hasta que no había nadie para atención. Otros compañeros que vinieron mas adelante fueron el Dr. Costilla, la Dra. Corina y el Dr. Pelizardi.

Lleva en su memoria a Marta Leuterio, Ana Cardozo, Josefina Rolon y Dora ­Sandoval, compañeras enfermeras. Dentro de su función como auxiliar recuerda con risas cuando salió la famosa PENICILINA que se tenía que poner cada tres horas, (que por cierto hasta el día de hoy duele al inyectarse), pero lo que la marcó fue un trabajo de parto que tuvo que atender con el enfermero Fassio, empujaban la panza de la embarazada, y nació una niña  pero desgraciadamente falleció la madre.

Anécdotas de Doña Juanita que vive apaciblemente en nuestra localidad rodeada de sus seres queridos. Para el final dejamos una pregunta: ¿qué le gusta de Basail?

…y con mucha paz contestó: «no cambiaría de Basail su tranquilidad».-

Gracias Doña Juanita por recibirnos!

Te puede interesar