Actualidad Historias de Mi Gente 

Doña Juana Locatelli y la inundación del `82

Comparte esta noticia ahora!

Doña Juana Locatelli y su familia nos cuentan la experiencia vivida

El 28 de julio de 1982, la rotura del dique construido en la desembocadura del Río Negro (construido pocos años antes), permitió el avance del agua del Río Paraná. Para las cinco de la tarde el río había desbordado y en poco tiempo amenazó con llevarse por delante años de sacrificio y trabajo de muchas personas. En la zona de Basail afectó a muchas familias de la colonia cercanas al cauce del río.


Esta es una historia que seguramente se asimilará al de otras familias de nuestro pueblo. La gran inundación de 1982 afectó tanto la vida material como la forma de pararse ante estos ataques de la naturaleza.

Doña Juana Locatelli nos cuenta algunos detalles de lo que tuvieron que pasar en esos difíciles momentos.

Doña Juana tiene 74 años, recuerda que «sufrimos mucho, todos los bichos se nos murieron, y salíamos en canoa. Después íbamos  a buscar los que quedaban, algunos varaban o se morían», «juntábamos las cosas y algunas se caían otras quedaban arriba de la canoa».

El agua los sorprendió como a todos, sin avisar… «empezó a crecer nomas, y los que podíamos salir, salíamos y los que no quedábamos, algunos pudieron salir con tiempo ya», «animales se perdieron muchos, se quedaban varados»

Cuando nos habla de como lograron salir de la zona inundada nos dice «salíamos en canoa grande que era de mi esposo, y después se iban a buscar al resto otra vez». «Salíamos con lo que podíamos y después si se podía se volvía a buscar, cuando se podía entrar… porque era hondo hasta arriba de la cintura»

Doña Juana busca en su memoria aquellos momentos lejanos y se acuerda que «ocho o diez meses estuvimos fuera de la casa, y cuando fuimos de vuelta quedó todo negro, y vinimos a vivir al fisco en las primeras casitas que se hicieron ahí, un ranchito hicimos primero y hasta ahora seguimos ahí donde mandó a hacer la casa mi esposo»

Se sumó a la charla, su hija Claudia quien aportó que «nos quedamos a vivir ahí definitivamente porque las crecientes cada vez eran mas seguidas y uno se acobardó de ir y venir con las pérdidas que significaban». «También se perdió mucha vegetación en la zona, había mas variedad de árboles por ejemplo»

«Allá (refiriéndose al campo que dejaron), solo llevaban los animales y cada tanto se iban a ver». Recuerda entre sus vecinos del lugar «a los Blanco que vivían del otro lado del Paranacito, los Britez, los Veron, Arce, don Pocho Fantin, los Ojeda, los Centurion…»

«Cuando salimos tuvimos que venir primero al 34, porque la inundación tapo todo y estuvimos como ocho meses ahi. Los animales estuvieron mas de un año fuera de su campo». «En el bañado teníamos escuela e iglesia», «lo que era la iglesia allá se trasladó todo acá en el fisco». Doña Juana cuenta que «los chicos iban a la escuela caminando» tenía un sulki y con eso se movilizaban. Claudia interviene y nos cuenta que «mi papá (Carlos Oscar Velazco), fue el primero en la zona en tener su camioneta Jeep y hasta hacía de ambulancia cuando había alguna urgencia con los vecinos y los traía hasta Basail»

«En esa época en la salita atendía el Dr. Gil, que venía día por medio, y la conocía a Ana Cardozo que a veces se iba de visita también, era conocida.» «Antes ahí hacíamos yerras, y nos juntábamos entre las familias de la zona, se marcaban los terneros, también se hacia la fiesta del santo ahi.» «El día de la Virgen veniamos al pueblo».

Cuando le preguntamos si recordaba algo sobre la iglesia que funcionaba allí dijo «comenzó con mi esposo, fue una donación de la tierra para la escuela y para la iglesia como una necesidad de la colonia y todos colaboraron para armarla, don Pepe Mendez dió las chapas, y los ladrillos pusieron Don Blanco y Don Velazco, y despues vino Jose Brat a armar, el era el que la armó»

Claudia nos contó que «fue la imagen de San Francisco de Asis ubicado en esa iglesia, y la Virgen de Itati también»; y doña Juana agrega «hasta ahora están los mismos santos aca en la escuelita en la capillita»; «todo lo que era de la iglesia de allá se pasó aca a la escuelita del fisco, lo único que no se trajo son los bancos que se pasaron a la iglesia del Paralelo, porque todos los pobladores se vinieron para esa zona».

Y asi pasó una linda charla con doña Juana, quien nos contó junto a su hija aquellos momentos pasados con la gran inundación de 1982. Gracias por compartirlo con todos!

 

Te puede interesar