Destacados Varios 

La educación del carácter en los niños

¡Comparte esta noticia!

A través de juegos de roles y discusiones, los niños pueden ver que sus decisiones afectan a otras personas y cosas.

La educación del carácter de definición implica enseñar a los niños sobre los valores humanos básicos, que incluyen la honestidad, la amabilidad, la generosidad, el coraje, la libertad, la igualdad y el respeto.


El objetivo es criar a los niños para que se conviertan en ciudadanos moralmente responsables y autodisciplinados. La resolución de problemas, la toma de decisiones y la resolución de conflictos son partes importantes del desarrollo del carácter moral. A través de juegos de roles y discusiones, los niños pueden ver que sus decisiones afectan a otras personas y cosas.

Concepto inclusivo
La educación del carácter es un concepto inclusivo con respecto a todos los aspectos de cómo las familias, las escuelas y las instituciones sociales relacionadas apoyan el desarrollo del carácter positivo de los niños. El carácter en este contexto se refiere a las cualidades morales y éticas de las personas, así como la demostración de esas cualidades en sus respuestas emocionales, razonamiento y comportamiento. El carácter se asocia con virtudes como el respeto, la responsabilidad, la honradez, la equidad, el cuidado y la ciudadanía. En términos generales, la educación del carácter abarca todos los aspectos de la influencia que las familias, las escuelas y otras instituciones sociales tienen en el desarrollo del carácter positivo de los niños. La Educación del carácter es el esfuerzo deliberado para ayudar a las personas a comprender, cuidar y actuar sobre los valores éticos básicos.

¿Qué aspecto tiene la educación del carácter?
La educación del carácter puede hacer que los jóvenes aprenden, crecen y se vuelvan independientes. Se siente como fuerza, coraje, posibilidad y esperanza. Dar sentido a la vida, propósito y futuro es el mensaje colectivo que los educadores comparten con los jóvenes en un plan de estudios que, en última instancia significa: «Juntos podemos».

Necesitamos practicar la educación moral por medio de explicaciones, no simplemente rellenando las cabezas de los estudiantes con reglas y regulaciones, sino involucrándolos en grandes conversaciones morales sobre la raza humana. La mera existencia de este diálogo nos ayuda a ser humanos.

¿Cómo pueden beneficiarse los niños?
Los niños aprenden que vivir cada día al máximo significa más que esperar momentos aquí y allá. La educación del carácter presenta la vida con un contexto, invitándolos a escuchar, compartir, explorar y reflexionar. Al cultivar el conocimiento para una vida útil, los estudiantes aprenden a través de la literatura, el arte, las humanidades y en todo el currículo escolar existente los beneficios y consecuencias del comportamiento. Aprenden el poder de elección. Aprenden a apreciar las cualidades de ser humano y a compartir su aprecio en el hogar, la escuela y la comunidad.

Encontrar el tiempo
Muchas historias en la literatura infantil, por ejemplo, reflejan lecciones de moral y virtudes; podemos leer y discutir estas lecciones morales sin quitar tiempo de las materias básicas. La educación del carácter también encaja bien con estudios sociales y temas de salud. Aceptar las diferencias individuales, mostrar coraje, desarrollar la ciudadanía, asumir la responsabilidad por uno mismo y hacer que la situación sea positiva, de modo que el obstáculo para encontrar tiempo para la educación del carácter se vuelve menos intimidante. Cuando presentamos juegos en matemáticas, podemos revisar las ideas de justicia y cooperación.

Practicando técnicas de aprendizaje cooperativo

Las actividades de aprendizaje en grupo y en grupos pequeños son complementos naturales de la educación del carácter, proporcionando a los niños oportunidades para practicar la cooperación, el respeto, el trabajo en equipo y la responsabilidad. Los niños generalmente disfrutan de actividades cooperativas, y trabajar con sus compañeros es una técnica amigable con el cerebro que mejora el aprendizaje.

Los miembros del personal escolar sirven como solucionadores de problemas entre los estudiantes y las personas o agencias que necesitan asistencia. Dichos programas de servicio enseñan valiosas habilidades humanitarias. A través de estas actividades, conceptos abstractos como la justicia y la comunidad se hacen realidad a medida que los estudiantes ven los rostros de las vidas que tocan. Los niños comienzan a apreciar la necesidad de unir el pensamiento moral con la acción moral.

¿Funciona?
¿Puede la educación del carácter realmente hacer la diferencia? Enseñar sobre el carácter es tan importante como enseñar los conceptos básicos de la escritura, las matemáticas y la lectura. Como dijo Martin Luther King Jr., «La inteligencia más el carácter es el objetivo de la verdadera educación» (1947). Los educadores deberían trabajar en asociación con las familias y las comunidades para brindarles a los niños todas las oportunidades de convertirse en personas de buen carácter y, especialmente, para contrarrestar las influencias potencialmente negativas de la sociedad. La educación del carácter no puede curar todos los males del mundo, pero puede mejorar e influenciar a los niños de manera positiva, dándoles las habilidades que necesitarán para ser adultos exitosos.

Expectativas de excelencia

Los niños necesitan estándares y las habilidades para alcanzarlos. Necesitan verse a sí mismos como estudiantes comprometidos en una búsqueda continua de excelencia. Estos estándares de excelencia en el trabajo y el comportamiento escolar alentarán a los estudiantes a desarrollar cualidades como la perseverancia y la determinación, y esas virtudes afectarán todos los aspectos de la vida de los niños a medida que maduren.

Podemos dejar a nuestros hijos un legado que permanecerá constante a lo largo de la vida: conocer lo bueno, amar lo bueno y hacer lo bueno.

Te puede interesar