Historias de Mi Gente Noticias Locales Varios 

Malvinas: Mario Marega ExCombatiente – 1era Parte

Comparte esta noticia ahora!

«No estábamos preparados para la guerra, pero nos llevaron igual»

No es lo mismo leer una reseña de lo que sucedió que escuchar el relato de alguien que lo vivió. Mario Marega, uno de los hijos de Basail que tuvo que defender la soberanía argentina en Malvinas nos cuenta un poco de la historia…


Cuando te llamaron desde el ejercito que repercusión tuvo en tu familia?
«Ellos sufrieron mucho porque en realidad no querían que me vaya, mi mama decía que me esconda en el monte y mi viejo no, el fue el que me sacó y por un lado esta bien.»

Como fue ese día? «Yo no me puedo olvidar porque tenia 19 años y no es fácil, porque yo calculo que ningún soldado le gustaría ir, era obligación que tenían que ir y si no íbamos capaz que nos metían presos en esa época donde mandaban los militares. Estaba lloviendo y mi papa me sacó a caballo porque vivía en Los Corralitos y tomé el colectivo de las 11 del Norte Bis. En esa época yo trabajaba en la empresa Techint cuando me llamaron.»

Mario Marega con algunos miembros de su familia

«Recuerdo que me despedí de mi novia, que hoy es mi esposa y no fue fácil, fue triste porque no sabia si volvía; mi viejo me dijo andate hijo porque es una ley y si no te vas te vienen a buscar, porque yo tuve un hermano que estuvo en el ejercito y se escapo y lo vinieron a buscar y se lo llevaron. Antes con los militares tenias que hacer lo que ellos decían. »

«Yo estuve de baja y me convocaron el 29 de marzo del 82, y sali el 31 de marzo que partíamos de Monte Caseros. O sea el 2 de Abril fuimos de Monte Caseros a Parana, viajamos por tren y de ahi viajamos a Comodoro Rivadavia, estuvimos dos o tres días ahí, no recuerdo bien. Luego viajamos a Rio Gallegos que estuvimos una noche y a la madrugada partimos a las Malvinas, que seria el 8 o 9 de Abril porque fuimos uno de los últimos que llegamos a las islas. Apenas llegamos ya entramos en combate esa primera noche, que habrá sido el 10 mas o menos que nos atacaron por barco con bombas y de ahí caminamos a un cerro que se llama Monte Kent, ahi estuvimos un tiempo. Primero estuvimos en un cerro 5 km antes, y en Monte Kent tuvimos varias bajas, varios compañeros.»

«Entramos varias veces en combate. «Yo estuve en primera linea con la Sección Lagartija que era mi Compañía, estuve con el Cabo Balcaza y me cambiaron a los pocos días, recuerdo que estuve con el Sargento Primero Cornejo y el Sargento Valdez. A los tres días de estar en esa compañía entramos en combate otra vez porque hacíamos guardia adelantada, y esa madrugada murieron nueve soldados y a lo mejor me iba a tocar a mi ese día también cuando murieron mis compañeros y me salvé.»

Esa lucha fue cuerpo a cuerpo? «Si. Ellos hacían patrullaje adelantado y ahi se amanecía y los ingleses los tomaron por sorpresa.» Que instrucciones tenias vos? «Y bastantes, éramos jóvenes y nos entrenaron casi cinco meses, donde te llevan al campo en Monte Caseros, y ahi te entrenan prácticamente para la guerra pero como vos sos muy joven te falta un poco mas, no estábamos preparados para la guerra, pero nos llevaron igual.»

«En la guerra eramos treinta en mi compañía y cuando patrullaban se hacia entre 13 y 14 soldados, yo estaba dentro de lo que se llamaba «carnada», eramos la sección que estábamos al frente de la compañía del ejercito, o sea los que disparábamos primero. Y ahí estuve bastante. Gracias al Sargento Valdez nosotros nos salvamos, porque era un hombre entrenado para la guerra, era muy bueno, te decía como cuidarte y era un hombre muy bueno como jefe y amigo.»

Cuando estabas ahí en el frente que pensabas? «Pensaba que en cualquier momento me tocaba a mi. En cualquier momento nos tocaba a cualquiera de nosotros, pero la suerte estuvo de mi lado, no fue mi hora. Yo tenia compañeros con los que compartíamos carpa, Lopez Alipio por ejemplo que combatía conmigo, él me decía que era evangelio, que no tiraba porque no quería matar, si tenia que matar no podía y a veces por obligación tenia que tirar. Decía que nos íbamos a salvar, que tenia mucha fe. Nosotros el 12 de Junio teníamos que replegarnos y él no quiso, me dijo vamos a quedarnos y nos replegamos de un cerro a otro y nos quedamos el 12 para amanecer 13 de Junio y caímos prisioneros junto a 42 soldados mas o menos.»

Como cayeron prisioneros? «nos rodearon, quedamos aislados, entre el bombardeo y el tiroteo no sentimos la orden de repliegue y cuando amaneció estábamos totalmente rodeados y cuando íbamos a entrar en combate el teniente coronel no quiso porque ellos eran como mil soldados ingleses y nosotros eramos la carnada, solo 40 y pico. Nos entregamos a las 11 de la mañana.»

«Teníamos un subteniente que hablaba ingles y hablo con ellos a una distancia de 200 metros y les preguntó si nos tomaban prisioneros y nos hicieron bajar con el casco en la mano y con la manta y ahi nos revisaron, nos ponían el pie en la cabeza y el pecho, nos daban vuelta con la cara en el hielo, te sacaban los borcegos. Lo único que pudimos retener fue los cigarrillos y el encendedor.»

«Nos trataron bastante bien dentro de todo. Poca comida si, nos daban un pedacito de queso y una galletita salada a las 12, después a las 12 de la noche un poquito de poroto con otra galletita salada, y el cigarrillo nos daban uno después de almorzar y cenar. Estuve dos meses y pico, y seis dias de prisionero. Primero dentro de una cámara de carne y luego nos pasaron al buque Camberra y ahi estuve cinco días hasta que me dejaron en Puerto Madryn el 19 de Junio. Volvimos mas o menos 2 mil soldados. Dormimos en Trelew y nos trataron muy bien con una linda cena, fueron casi dos meses de comer a medida nomas.»

«Para entonces ya había terminado todo, nos hicieron estudios para ver como quedamos pero el problema estaba en la cabeza de cada uno, en el tiempo sobre todo, nos costó olvidarnos, calculo que no me paso solo a mi sino a muchos soldados. Lo que mas mal nos trató fueron las bombas de los barcos y la artillería, las 24 hs tiraban. Tiraban calculo, desde 40 km mas o menos y nosotros teníamos un fusil que a veces se trababa todo, eran muy viejos. Por tierra atacaban a las 12, 1 o 2 de la madrugada, a veces media hora tiraban y por ahí fue que nos rodearon. Nosotros caímos prisioneros el 13 de junio a la mañana y el 14 se terminó todo. Los únicos que aguantábamos eramos nosotros nomas.»

«Yo lo que recuerdo es que los ingleses eran de 35 años mas o menos, nosotros eramos criaturas a la par de ellos, eran guerreros, sabían pelear y así se fue perdiendo despacio. Se sufrió mucho el frio porque nosotros no estábamos acostumbrados al hielo y fuimos a la parte donde mas frio hacia. teníamos mantas, bolsa cama, guantes medias, pero nuestro cuerpo no era para el frió, ellos parecían acostumbrados, aca en el Chaco no tenemos tanto frio y alla casi todos los días nevaba. Se comía una vez cada 24 hs, y el hambre también nos jugaba en contra. Vi al soldado Aguilera morir por una bomba expansiva, estábamos alzando municiones al hombro y comenzaron a disparar los barcos y uno se tira cuerpo a tierra pero a él lo sorprendió parado.»

En breve la segunda parte de la nota con Mario…

Te puede interesar