Actualidad Historias de Mi Gente 

Mario Marega: Veterano de Guerra de Malvinas – 2da Parte

Comparte esta noticia ahora!

Segunda parte de la nota a Mario Marega Veterano de Guerra de Malvinas

Que sabías del hundimiento del Belgrano?
«Nos llamaron y nos avisaron que hundieron al Belgrano, nunca nos negaron información, siempre nos contaban lo que pasaba. Teníamos un buen jefe. Si no fuera por el, no nos hubiéramos salvado si no nos rendíamos. Cuando estuvimos prisioneros nos hicieron caminar de las 11 de la mañana hasta el día siguiente a las 12 que nos llevaron a un corral de ovejas para revisarnos, algunos que estaban baleados los trasladaban y a los que estaban bien a la cámara de carne que era un galpón cerrado. Ahí amanecimos y después nos pasaron al buque, donde nos enteramos que nos rendimos y perdimos la guerra»


«Mientras estuvimos prisioneros, por lo menos a nosotros que no hacíamos problemas nos trataron mejor, si teníamos comíamos sino no, pero algunos tuvieron problemas. En ese momento uno no sabe lo que le puede pasar, cuando estuvimos en el barco nos dieron un escrito que decía que nos llevaban a Inglaterra a un campo de concentración. A todos nos trabajó la cabeza porque pensábamos que no veíamos mas a la familia, si nos llevaban a Inglaterra nunca mas nos iban a ver.»

Una cosa que quiero contarte es que una vez tiraron en la guerra un guiso de arroz, y después de siete días volví y lo cargué en el casco de acero, lo calenté y comimos con un compañero y yo acá era delicado no comía guiso de arroz… Mucha gente se ríe de los excombatientes, y me parece que no se tienen que reír de los veteranos de guerra.

La rendición y el regreso

«Nos enteramos después que nos entregarían en Argentina, creo que después de un partido entre Argentina Inglaterra donde perdió Argentina, y uno de los doctores nos dijo que nos llevaban a la Argentina. Y allá nos esperaba el Ejercito, mas o menos nos fuimos mil de acá y en el Canberra volvimos dos mil. Y nos atendieron muy bien cuando llegamos, una familia nos preparó chocolate con facturas, con un compañero de apellido Ramirez que nos hicimos compañeros en el barco, no se de donde era.»

Vos sabias que había otros de Basail combatiendo?
«Si sabia, sabia que estaba Tito Mierez que era enfermero, que estaba Alegre y Juan Pelozo que eramos de la misma clase, lo que no sabía era que estaba Ricardo Rojas.Con el me encontré acá en El Palomar, cuando desembarcamos. Pelozo y Alegre ya cayeron prisioneros en Mayo. Con Ricardo conversamos y compartimos las facturas, y el me preguntó, me acuerdo de donde sacaste plata, y yo tenia 10 pesos que me había dado mi mamá y que puse en la punta del borcego y cuando nos revisaron no cayeron, y con eso compré las facturas. Me acuerdo que mamá lloraba cuando me dio esa plata, 15 pesos me dio y yo gaste 5 y guarde los 10 en el borcego. Rojas estaba en otro ejercito, nos encontramos ahí porque nos revisaban a todos por igual, y nos encontramos en la cola para nuestra suerte.»

«Hubo mucha gente que quedó mal. Una bomba no es un cohete, cuando te cae a 7 u 8 metros te parte el corazón a pesar de que te tiras en el suelo, aunque a lo ultimo estábamos bien entrenados y escuchábamos el silbido de la bomba, y tenias segundos para tirarte. A mi me cayo una bomba quizás a 3 metros y me llenó de tierra, y a mi compañero que se tiró le entro la esquirla en el tobillo, esa fue la bomba mas cerca que tuve. Por eso digo que lo que mas me afectó fueron las bombas, la artillería de ellos. Por eso nos dominaron.»

Volver a Basail

«Después nos trajeron a Monte Caseros y nos tuvieron unos dos meses mas, porque yo vine con problemas en los dedos de los pies que se me congelaron, y cuando nos recuperamos nos dieron la baja. Cuando volvimos nos pagaron cinco meses de un sueldo de cabo, pero lástima que nos pagaron solo cinco meses. Recuerdo que volví en tren hasta Corrientes y en colectivo a Resistencia y de ahí a Basail.»

«Nadie sabia que yo volvía, porque yo le mande una carta a mi viejo, y ellos creian que yo me quedé allá en Malvinas. Recien en Monte Caseros pude mandar una carta avisando. Y fue una alegría muy grande cuando volví a ver a toda la familia. Me acuerdo que me saludaban don Mierez, don Rostan, don Kuszinkas. Fue una sorpresa porque no sabia nadie cuando yo volvía.»

Mario Marega con algunos miembros de su familia

«Mi familia me ayudó mucho porque me quedaron algunas secuelas, escuchaba un avión y me tiraba al suelo, me hablaban mucho, y así me fui recuperando. Fue como volver a nacer, porque después de una guerra no es fácil. Cuando yo fui a la colimba mi novia Celia me esperó casi 9 meses y justo cuando nos estábamos por juntar, me tuve que ir de nuevo. Y cuando vine de vuelta me seguía esperando para mi suerte. Y es muy lindo porque nos conocemos desde la escuela, y hoy es mi esposa. Tuvimos 8 hijos y hasta hoy 11 nietos, familia numerosa.»

Que pensas del reconocimiento que hoy se da a los veteranos de guerra?
«Y estamos reconocidos pero algunos hablan mal de los veteranos de guerra y no se dan cuenta que nosotros eramos jovenes, que no eramos profesionales, que ellos no era la primera guerra donde peleaban. Los jovenes son los que mas nos respetan, yo fui a la escuela en dos oportunidades y me trataron de diez, son muy respetuosos los jovenes de Basail, hoy me saludaron muchos y estoy muy contento con ellos, igual los maestros.»

Sumamos a la charla a la mamá de Mario. Como fue cuando recibió la noticia?

«Cuando me enteré, de ahí viaje a Ocampo donde esta mi mamá, y le encargue en una oración que vuelva de vuelta como se fue. Y mamá me dijo: no vaya a llorar hija que va a venir, vos tené fe hija que va a venir y rogó por el nieto que no le pase nada y que venga de vuelta, rosarios y rosarios rezábamos con mamá.»

Recuerda, «Yo le dije porque otra vez hijo te llaman, y me puse muy mal, triste, y lloraba y decía como le van a llevar de vuelta otra vez y mamá me dijo soñé que vino,… y estaba el nieto de vuelta, pero ella prometió a Dios Nuestro Señor Jesucristo y la Virgen de Itati, y pagó las misas que hacía, iba donde estaban los curas, hasta que soñó que vino de vuelta el nieto. Y cuando llegó, yo contenta, y mi mama lloraba también y el fue a verla a la abuela.»

Para terminar Mario recuerda que su abuela era muy católica, y «antes te daban la bendición los abuelos, y yo fui bendecido por ella. No todas las madres tuvieron la misma suerte, hay algunas que sufren hasta hoy…»

Les quiero dejar un saludo a todos los veteranos de guerra y excombatientes de Malvinas, ojalá podamos sumar a otros veteranos y gracias por seguir recordando todo esto.

Te puede interesar